Portada
Maquetas 1
Maquetas 2
Maquetas 3
Maquetas 4
Maquetas 5
Taller 1
Taller 2
Maquetas 4

San Martín de Frómista.
La primera obra maestra del románico francés en Castilla, uno de los principales prototipos del románico europeo, bien merece ser comentada en este documento. El maestro Lombraña se inspiró en ella para conseguir su obra cumbre. La enorme dificultad que representan sus variados cuerpos arquitectónicos y la rigurosa autenticidad alcanzada en la maqueta, la hacen merecedora de tal catalogación

San Martín fue declarada Monumento Histórico-Artístico en 1894.

Es el único resto de un monasterio benedictino fundado por doña Mayor, Condesa de Castilla y Reina de Navarra. Representa la plenitud de la fórmula jaquesa y junto con las catedrales de Jaca, Compostela y San Isidoro de León, todas en el Camino de Santiago, es una de las obras clave del románico hispano del siglo XI.

Entre los años 1894 a 1904 fue sometida a una total restauración que eliminó añadidos acumulados a lo largo de los siglos. Lamentablemente se aprovechó el momento para cometer la no infrecuente aberración de sustituir algunos capiteles por réplicas. Los originales fueron trasladados a distintos Museos Arqueológicos.

Tiene plata rectangular de tres naves de cuatro tramos, más estrechas las laterales, crucero y cabecera del mismo ancho, constituida por tres ábsides semicirculares. Flanquean el hastial de poniente dos torres cilíndricas.

Las cornisas de naves, crucero, hastiales, ábsides, cimborrio y tejaroces son ajedrezadas y descansan sobre 315 canecillos esculturados. En la decoración de estos últimos se utilizó una gran variedad de motivos.



Imagen
Fotomontaje de la maqueta de San Martín sobre su espacio natural en Frómista.


imagen
San Martín desde la cara este.


imagen
Detalle de la portada principal de San Martín.